Susana Gimenez

Desde Miami – El Blog de Susana Gimenez

Joven y sexy por siempre. Por qué se convirtió en un referente patrio ?

 

Por qué tendremos símbolos sexuales sexagenarios? Seguida de cerca (al menos en la intención) por Moria Casán y Graciela Alfano, Susana Giménez lidera sin esfuerzo a un grupo de señoras mayores que, contra viento y marea, insisten en reivindicar su condición de símbolo sexual a prueba de balas. No sólo se trata de lucir eternamente joven y bella. Además, están obligadas a seducir, a posar para las tapas de las revistas como si fuesen máquinas de comer hombres en fila india.
Son pocas las deidades que, entrada la tercera edad, siguen posando con los labios entreabiertos y esa actitud desafiante capaz de leerse así: “dejad que el macho venga a mí”. Graznido amoroso que, por lo que se ve, no cae en saco roto. Las tres viven muy felices (así parece) en compañía de parejas muchísimo menores que, por si fuera poco, agradecen a Dios la bendición que les cayó cual maná del cielo. Porque nadie las deja jamás. Son ellas las que, cansadas del príncipe consorte de turno, seleccionan presa nueva mientras ponen pies en polvorosa. ¿Sufrir por un hombre? ¿Qué es eso?
Siempre están a punto de retirarse y su agenda incluye la posibilidad de tomar un año (o dos) sabático. Período en el que reflexionan, viajan por el mundo, y vuelven sospechosamente renovadas. Generalmente creen en la reencarnación. Fueron, de mínima, Cleopatra, u otra celebridad misteriosa (nunca un simple mortal). Alguna vez nos explicarán qué pecado mortal las condenó al oprobio de reencarnar en la castigada Sudamérica. ¿No era que el alma iba mejorando? Aunque siempre hacen lo mismo, odian la rutina. Necesitan renovarse, cambiar. Concepto que, la mayoría de las veces, se reduce a un cambio de vestuario. O de escenografía. ¿El look? Pasada determinada edad no es cuestión de arriesgar. Especialmente con el pelo. Definitivamente conviene largo. Si seguimos lo que dice la prensa están cruelmente condenadas a muerte. ¿Motivo? Cada año adelgazan una cantidad de kilos que, sumados, no cierran. Ni se ven. Mejor dicho, se ven bien. El amor del público las pone piponas. ¿Entrevistas? Muy espaciadas y en tono intimista. Condición: abren o cierran con la pregunta ¿qué es la felicidad para vos? “Momentos”. ¿Y el amor? “La fuerza motriz del universo”. ¿El dinero? “Va y viene” (por supuesto, odian que vaya). Secretamente (es un decir) se dedican a la caridad. Si nos enteramos todos es porque la gente es mala y comenta. Las divas buenas no hablan de ciertas cosas.
El manual de la diva es estricto.
Deseada en continuidad desde finales de los sesenta, Susana permanece congelada en los gestos y mohines que abonaron su ya mítico ¡shock!; frase mágica del comercial de jabón que la lanzó al estrellato. A ella, porque el producto en cuestión corrió con suerte opuesta. Si a Mirtha, en señal de respeto, le decimos “señora”, ¿qué título respetuoso usaremos, en el futuro cercano, para homenajear a la Giménez? “Amante eterna” le calza mejor. Hasta es probable que le guste. Ahora bien, si “Su” sigue jugando a movilizar ratones cuando casi todas las demás mujeres se resignan a verlos correr en la dirección opuesta, se debe a que la sociedad lo permite.
¿Deseamos tanto a Susana? La necesitamos, que no es lo mismo.
Arena en sus ojos. “¿Me amas, me amas, Olimpia? ¡Dime una sola palabra! ¿Me amas?, murmuraba Nataniel.
Pero Olimpia se limitó a suspirar y exclamó al levantarse: ¡Ah, ah, ah! ¡Ángel mío!, dijo Nataniel. ¡Tu vista es para mi un faro que ilumina mi vida para siempre!,…
¡Ah, ah, ah!, replicó Olimpia, alejándose”.
El párrafo anterior pertenece al cuento “El hombre de arena”, de Hoffman. Una de las piezas literarias más estudiadas por la psicología. Freud lo trabajó en sus textos sobre lo Unheimlich (cualquier aspirante a psicólogo sabe de qué se trata). Es decir, aquello que es familiar y desconocido a la vez. También se suele traducir como lo siniestro, lo ominoso.

Anuncios

septiembre 23, 2007 - Posted by | General

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: